Políticos y mundo judicial vigués creen que la ley de Justicia se archivará

25 de septiembre de 2014

La dimisión de Ruiz Gallardón como ministro de Justicia es valorada postivamente de forma unánime


Manifestación en Vigo
La dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia suscitó una respuesta unánime en Vigo, donde sus decisiones habían sido muy criticadas, en especial el anteproyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial, pese a que en el último momento se logró un acuerdo favorable a los intereses de la ciudad al conseguir la excepcionalidad requerida, que conllevaría disponer también en el futuro de un tribunal de instancia propio en lugar de juzgados provinciales. La supuesta marcha atrás, asegurada a la Xunta, fue una promesa de palabra de Gallardón en Galiciay no hay nada en papel. No obstante hay convicción de que, a la espera de la llegada de Rafael Catalá, hasta ahora número 2de Fomento, dicha ley también "ha caducado".


ABEL CABALLERO. El más duro fue Abel Caballero, quien tachó de "nociva" para la ciudad la etapa de Ruiz Gallardón al frente de Justicia. Caballero señaló en rueda de prensa que la trayectoria de Gallardón como ministro supuso "una seria amenaza" para Vigo, que le "tuvo que torcer el pulso" para retener su sede judicial. "No fue un buen ministro para la ciudad", abundó Caballero, quien ve "finiquitado" el proyecto de reforma de la Ley del Poder Judicial en lo que a la redefinición del mapa judicial se refiere. El alcalde dio "por supuesto" que ese proyecto legislativo queda "definitivamente triturado" con la dimisión de Gallardón y que se ve ratificada la estructura judicial actual, con sede de la audiencia provincial en la ciudad.


MERCEDES VÁZQUEZ, portavoz de Alternativas Xustiza, de funcionarios de los juzgados, aseguró ayer que si bien la dimisión de Gallardón supone un alivio, “el mal para la Justicia ya está hecho, puesto que se ha marchado dejando una Ley de Tasas que está haciendo mucho daño al ciudadano y la privatización del Registro Civil”.


JORGE CONDE (PP). El portavoz de justicia del PP vigués cree que lo mejor de Gallardón es que "por lo menos dimitió algo difícil en este país" y cree que para Vigo la situación ya no cambia: "si el Gobierno sigue con el anteproyecto tendrá que cumplir la palabra del presidente del Gobierno y de la Xunta y Vigo mantendrá su partido judicial. Pero es posible que siga en el cajón y parece muy complicado que salga adelante".


PROCURADORES: MANUEL CASTELLS. Los procuradores son también escépticos. "Creo que no va a haber grandes novedades, imagino que el nuevo ministro será una prolongación aunque con menos intencionalidad política porque es más bien técnico, por tanto no creo que vaya a haber grandes cambios". Sobre la continuidad de la ley, recordó que el descontento "ha sido absoluto por todos los operadores jurídicos".


ABOGADOS: ÁLVAREZ GÁNDARA. El decano del Colegio de Abogados de Vigo, está convencido de que la dimisión marcará un punto y aparte. "Sobre el anteproyecto de ley orgánica del Poder Judicial, en principio la última postura de Gallardón como es sabido se adaptaba a lo que había solicitado el Consello da Avogacía y la Xunta de Galicia, los mínimos, en el sentido de que comprendía la necesidad de crear tribunales de instancia en al menos siete poblaciones de Galicia, es un mínimo que supongo que no va a desconocerse por el nuevo ministerio". Por otra parte, señala Gándara que el anteproyecto "es tan inconcreto y tropieza con tantos obstáculos de tipo ideal y de tipo práctico" que entra en lo probable "que se le tenga por caducado con la propia dimisión de Gallardón, no sólo por las razones territoriales, las que más podrían inquietar a la ciudadanía de Vigo y los profesionales, sino por otros defectos considerables que implicaban un pensamiento regresivo sobre la importancia del CGPJ, sobre la amplitud de sus resoluciones y en especial sobre la libertad de expresión de los jueces". Su pronóstico, por tanto es que como la reforma del aborto "podría haber caducado de forma tácita. En realidad, tampoco abandono la esperanza de que queden igualmente en el archivo para siempre todas las demás iniciativas de Gallardón".


AVOGADOS NOVOS. Su presidente, Javier de Cominges, no oculta su felicidad. "Estamos encantados con la dimisión, es una pena que no se haya ido antes". Sobre la ley, cree que el Gobierno ya mira hacia las elecciones, "así que espero que acabe en un cajón y no siga adelante. El nuevo ministro era el número 2 de Fomento, así que lo lógico es que quede paralizado". ¿Es bueno para Vigo? "Entiendo que sí, aunque habíamos conseguido el tribunal de instancia, fue una buena noticia en un panorama negro, porque al desaparecer las audiencias, las segundas instancias nos obligarían ir a Coruña. Tengo la sospecha de que se paralizará".


Ligazón

Publicado en www.atlantico.net