Carta de un compañeiro:

15 de febrero de 2018



Estimados compañeros funcionarios de justicia:
Antes de comenzar esta carta quiero dejar claro que nunca he estado afiliado a ningún sindicato y que no guardo simpatía por ningún partido político concreto.

Explicado este extremo, me centro en el asunto que me preocupa. Me he cansado de oíros repetir en contadas ocasiones que se debe respetar vuestro derecho a no hacer huelga y eso hacemos la gran mayoría de mis compañeros. Reflexiono a menudo sobre los motivos que os impulsan a no hacer huelga, pero sigo sin comprender que es lo que os impide secundar esta movilización respaldada por cerca del 90% de vuestros compañeros y que cuenta con la unión de los siete sindicatos de justicia. Eso me hace plantearme una nueva cuestión ¿Quizás seamos nosotros los que estamos equivocados?

Sinceramente, creo que no. Nuestras pretensiones no son una utopía. Reclamamos algo lógico y justo, como es una equiparación salarial con CCAA similares a la nuestra, recuperando de ese modo parte de la capacidad económica que nos ha sido usurpada durante la crisis económica. Pretendemos que no se nos criminalice a la totalidad de los funcionarios cuando, esporádicamente, nos enfermamos y que no amorticen constantemente puestos de trabajo cuando un sector mayoritario de la sociedad no se muestra satisfecha con el funcionamiento de la administración de justicia. También parece lógico que el que haga una sustitución vertical cobre el sueldo correspondiente al cargo que desempeña.

Llegados a este punto, intento comprender los variados argumentos en los que os basáis para no hacer huelga:

Motivos económicos. En mi caso ambos somos funcionarios de justicia, tenemos una hipoteca con muchos años pendientes de amortización e hijos en edad escolar. No creo que nuestra situación sea tan boyante, pero nos moriríamos de vergüenza si no apoyásemos a nuestros compañeros que, además de reclamar algo justo y nada desproporcionado, se encuentran en una situación similar a la nuestra. Prefiero recurrir a tener que pedir ayuda económica antes de rendirme ante los que nos despreciando de un modo tan deliberado. Sí, compañeros. Día a día siguen mintiendo en la prensa, una batalla que siempre estará perdida de antemano, poniéndonos como a unos egoístas, pero parece no importaros. ¿Recordáis que hasta suprimieron la posibilidad de pedir días de asuntos particulares durante unas horas? ¿No os parecen desproporcionados los servicios mínimos que nos han impuesto? Entiendo que alguno de vosotros no podáis asumir una huelga duradera, pero, sinceramente ¿no podéis ayudarnos haciendo huelga días sueltos?

Soy interino. Recuerda que en este momento estás trabajando y que el compañero titular que seguramente te ayudó a adaptarte a tu órgano judicial y a las funciones que desempeñas en el mismo puede que esté haciendo huelga. ¿No consideras que es lo mínimo que deberías hacer por él?

No es el momento. Esta es la que más me gusta de todas porque nos tacha de egoístas a los que al igual que vosotros ejercemos nuestro derecho a la huelga. Igual que nos callamos y aguantamos cuando las cosas iban mal, si no lo hacemos ahora que los partidos políticos se jactan del crecimiento de la economía, no sé cuándo lo vamos a hacer. ¿Acaso creéis que si no reclamamos nuestros derechos mediante una huelga algún político va a valorar nuestro trabajo como premian su propio esfuerzo año tras año? Y lo de fundamentarlo en la situación económica de los demás trabajadores es mezclar ajos con cebollas porque esta no es igual para todas. Y quizás lo más justo sería valorarlos y apoyarlos cuando ellos también tomasen la decisión. Mal de muchos, ¿consuelo de tontos? Me niego a pensar así.

Me llega el sueldo que tengo. (como si nuestro único interés fuese el económico). En este argumento incluyo a varios tipos de compañeros: A los serviles del partido político en el gobierno, con los que me niego a perder el tiempo porque incluso tienen más que decir que nosotros, a los que tienen más ingresos por otros lados, a los que le quedan dos días en el convento y a los que realmente admiro: A los solidarios. A estos últimos, los verdaderamente desinteresados, los felicito de corazón. Es tal la admiración que siento por vosotros, que, como sé que la administración no os permitiría renunciar a una posible subida de salario, me he tomado la molestia de adjuntaros los enlaces de algunas ONG´s a las que generosamente podríais donar dicha subida, aunque estoy convencido de que conociendo vuestro ánimo caritativo, ya las conoceréis:

https://www.aldeasinfantiles.es

https://www.caritas.es

https://www.msf.es

http://www.cruzroja.es

https://www.aecc.es

https://www.unicef.es

https://www.savethechildren.es

Al resto de funcionarios, a los que sois egoístas como yo, deciros que admiro vuestro esfuerzo y dedicación, aunque para mí la huelga no será un éxito hasta que la secunden el 100% de los trabajadores. Creo que o somos todos un equipo o siempre estaremos sometidos a los palos de los oportunistas que nos gobiernen.